Lección 1 of 0
En Progreso

Vídeo + Documento de inicio

Julián Bozzo 20 de abril de 2024

Llegados a este punto que se entiende como la mitad del proceso ya tendría que haber sido integrada cierta rutina de trabajo. 

Algunas preguntas han sido sueltas al aire y se han dejado ahí esperando que sean ustedes quienes fueran integrando a su modo y a su manera, sus propios procesos creativos. “La Pregunta por la creatividad es una pregunta llena de heridas”. Crear nos pide, nos invite a poner limites, a darnos cierto calor y protagonismo que a veces resulta complicado. 

Para crear a veces uno tiene que ponerse por delante de “otras cosas”. A veces tiene que superar la pereza, otras el juicio, otras la “inutilidad”, otras la inercia de la vida productiva. 

La Creatividad es incómoda, porque nos detiene frente al sistema productivo.

Nos aleja de la necesidad de vivir bajo la tiranía del “producto” de lo “inmediato”, de los “efectivo”. 

¿QUÉ ES LO CENTRAL AHORA MISMO?

Yo no me cansaré de decirles y repetirles que lo esencial ahora es, precisamente, darle atención a NUESTRA SENSIBILIDAD Y NUESTRA AUTENTICIDAD.

Es decir estamos precisamente abriendo, iluminando esa parte unívoca que cada persona / artista tiene. Esta parte es la Esencia Creativa, es lo propio, lo único, lo que hace que el artista vea el mundo de determinada manera.

Acceder a ese lugar es complicado, porque es un lugar que ha sido aislado con los años. Es una parte de nuestra personalidad que esta anestesiada, adormecida. Esa esencia creativa somos nosotros creando sin la “presión atosigadora del Otro”. Es la experiencia de Creatividad como exploración y juego.

Para acceder a esa parte esencial la Aladuría tiene sus formas y metodologías.

Una de las formas que nosotros estamos trabajando es a través de la Improvisación y la Teoría Crítica.

La improvisación es la forma que estamos usando ahora para crear y encontrar nuevos hallazgos creativos.

La Teoría Crítica nos está ayudando a repensar los modelos heredados de creatividad en los que estamos instalados.

Lo que tienes que esta haciendo ahora es simplemente dar espacios a estos juegos de improvisación en vuestro DÍA A DÍA. Es decir, cambiar la mirada.

¿Qué es una METODOLOGÍA?

Una metodología es un camino. Por tanto diferentes metodologías nos llevará a lugares diferentes.

Si mi metodología es “tradicional“, es decir: Si mi metodología se basa en que: “debo trabajar perfecto, evitar el error, aislarme para crear, etc”, esta experiencia me llevará a un resultado.

Esta metodología anteriormente nombrada es la que hemos experimentado toda nuestra vida.

¿Cómo es la metodología desde la Aladuría?

Como les comenté en la presentación de la Formación y como pueden ir viendo también e las clases la metodología es todo lo contrario a lo expuesto anteriormente.

Es decir: fomenta el error como motor creativo, pretende ubicarla en nuestro día a día, no la separada de nuestros procesos cotidianos, etc.

Es una metodología totalmente diferente a la aprendida de forma “normal”.

Por eso cuesta, por confronta e incomoda al sistema hegemónico.

En lo que nos toca ahora, lo más importante es: APLICARLA EN NUESTRAS ACCIONES COTIDIANAS.

Es decir, meter las palabras rebote en todas nuestras acciones, (lavándome el pelo, haciendo café, poniéndome los zapatos, etc).

Todo esto lo que está provocando es SENSIBILIZARME y ABRIR MI MIRADA.

Ya les he hablado sobre este tema en otro momento, pero por ahora sólo decirles que es importante incluir todo esto en nuestra vida porque es el germen de nuestras canciones y nuestra identidad como artista.

TEORÍA CRÍTICA: La Reflexión y los Mecanismos de evasión.

Cuando les hablo de Creatividad les pido también que hagan un simil con las “relaciones de pareja”. Porque en realidad es lo mismo y aunque aquí no lo vayamos a tratar directamente (si lo hacemos en la Foramción presencial en Aladuría Creativa), me parece super interesante que puedan ver los paralelismos.

En la creatividad, como en el amor, vamos con un molde. Os decía que vamos desde una idea, desde un paradigma.

Os dejo este documento para que lo lean.

El papel de la cultura en nuestro sistema de pensamiento.

Poco a poco les voy hablando sobre cómo la cultura nos delimita.

Es importante conocer esto para no caer en “hiper personalización, autoreferencia o victimismos innecesarios”. A ver es importante conocer el contexto para conocer mis acciones.

Es decir, ¿en qué cultura me he criado y de qué manera ha influenciado sobre mí?

Os dejo un texto para leer, extraído de mi libro Aladuría.

Contrasentidos

(en esta parte del libro estoy hablando sobre cómo la cultura y la sociedad nos dan mensajes en contrasentidos que nos producen desorientación y ansiedad, al no saber cuál seguir nos quedamos paralizados y nos culpamos).

_

(…) Se valora mucho la creatividad, pero todo la estructura vital, social y cultural viaja en dirección opuesta. Existen muchos contrasentidos y actúan como resortes que nos impiden tener una relación plena con ella. 

Por un lado se nos pide y por otro se nos prohibe. 

A continuación os dejo con un fragmento extraído del libro Aladuría.

1. Está mal visto ser espontáneo Vs Se valora mucho a la gente que lo es:

En la escuela y la televisión, se nos dice que es muy importante respetar la espontaneidad y que las personas no pensemos tanto las cosas y nos dejemos llevar por nuestros instintos. Pero si un niño se mueve en un espacio dedicado para el mundo adulto, en seguida se le dice: “No molestes y deja de moverte. ¡Aprende a comportarte!”. Parece que la espontaneidad es una cosa que se le dice a los niños para que hagan en determinados momentos de la infancia y que termina con la vida adulta. ¿Para qué nos dicen que lo importante es ser espontáneo si, en la adultez, no se va a valorar; si cuando nos comportemos de forma espontánea, nos dirán que somos muy infantiles?

2. Se valora el esfuerzo, pero está mal visto ser el primero de la clase:

En el aula y en la vida, se nos enseña a esforzarnos y a hacer las cosas con empeño y dedicación. Si lo hacemos, es decir, si nos gusta estudiar y nos tomamos el trabajo con amor y dedicación, al grupo no le gustará y nos rechazará. De esta manera, a la persona que le gusta lo que hace se le llama “bicho raro, friki, empollón, etc”. El sistema nos dice que es bueno esforzarse, pero cuando lo hacemos, el grupo nos ridiculiza. ¿Qué puede hacer la persona que se siente así? Quizá dejar de estudiar y convertirse en lo que dicen los demás o aislarse y convertirse en una persona solitaria; una persona que sentirá que el grupo le rechaza por hacer lo que el quiere y que la sociedad, además, valora como positivo que así sea.

3. Está mal visto recibir halagos Vs Ten autoestima:

Se nos dice que está mal recibir halagos y que no seamos tan creídos. Cuando hacemos algo bien, de pequeños (y no tan pequeños), se nos dice eso de “No te lo digo mucho, no vaya a ser que te lo creas” porque eso es de gente vanidosa y egoísta. O sea, si una persona muestra una creación propia, con todas las dificultades que eso conlleva, se encontrará con un problema que dirá algo así como: “No te lo creas mucho porque, eso de creerse bueno en algo, está mal”. Entonces, ¿Qué hago?, ¿Pido perdón por haberlo hecho?, ¿Me quito importancia y digo “No ha sido nada, está mal; seguro que tú también lo puedes hacer, en realidad no es tan bueno…”? Y así, nosotros mismos, nos desacreditamos y le quitamos valor a nuestro salto. Sin embargo se habla mucho de que las personas necesitan más autoestima y sentirse queridas. Pero, si me quiero, el grupo me rechaza y me dice cosas como “¡No tienes abuela!” o “¡No seas tan vanidoso!”.

4. Hay que fomentarle la creatividad al niño, pero le sentamos a ver la televisión:

Es importante que se les incentive la creatividad a los niños, pero nos venden juguetes electrónicos donde todo está hecho. Como mucho, algún botón hace que emita un sonido y/o aparezca una luz parpadeante, pero no fomentan la creatividad ni la permanencia del niño en el juguete (es decir, son juegos que al accionar el botón ya cumplieron su función).

Se dice que el individuo tiene que ser más capaz de crear con lo que tiene, pero no se le ha educado para ello.

El niño, que está en la escuela, tiene que hacer tantos deberes que es imposible que tenga tiempo para sí mismo; que tenga tiempo para descubrirse y conocerse. Si llegas a adulto de esa manera, no sabrás qué hacer con tu tiempo libre y, posiblemente, te sentirás culpable si no estás trabajando o haciendo algo “útil”. Y como no sabemos disfrutar de nosotros, del no hacer nada, de estar divirtiéndonos con nuestras creaciones, consumimos nuestro tiempo con la televisión, los videojuegos y/o las redes sociales; una diversión barata y de fácil acceso.

Se nos vende la idea de que hay que ser creativos porque es lo que más necesitamos para ser felices, pero no incentivan, por ninguna parte, que eso se pueda desarrollar.

5. La gente tiene que aprender a pensar por sí mismos y tener pensamiento crítico, pero quitamos la filosofía de la escuela o la convertimos en una asignatura secundaria:

La escuela tiene que ayudar a los demás a ser más críticos y transformar el discurso dominante. Sin embargo, la realidad no es así. Se nos dice que hay que pensar, pero nos quitan asignaturas como Filosofía/ética y nos suman más horas de asignaturas instrumentales cuyo aprendizaje es básicamente de memoria. Esto es, cuanto menos, simbólico.

Al quitarnos espacio de diálogo y reflexión las personas sentimos un enorme vacío interno que nos impide tratar de resolver preguntas puramente humanas. ¿Quién soy? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el amor?, etc. Apenas existen espacio de conversación y crecimiento pero a la vez se nos pide que pensemos bien y de forma clara y concisa.

Nos piden que seamos críticos y activos con la sociedad en democracia, pero la televisión, la radio y el arte están dirigidos a crear un público que sea incapaz de pensar.

(…)

Es muy importante conocer los mecanismos materialistas que nos abrigan para no caer tan sólo en una crítica biologicista. Es decir “yo no puedo, no sé, es mi culpa” etc. La denuncia a las estructuras es el fundamental punto de partido para cualquier crítica social. 

En este punto. 

Estuve hablándoles de crear un hueco, de moverse. De dar espacio a “esa nueva mirada y ese nuevo personaje” que venía a reacomodar el salón del alma.

Dar ese espacio es necesario, como también es necesarios que el otro lo tome. 

Y de todos los años que llevo estudiando estos procesos para mí ahí hay una de las claves. En este momento pueden haber pasado muchas cosas. Puedes que se hayan olvidado de él, puede que no le hayan hecho mucho caso o que hayan estado muy presentes. Lo que sí es evidente es que “Ser Creativo” como “Ser Estudios” o “Ser Deportista” exigen hábito, rutinas, límites, implicaciones… etc. 

Para una persona que tiene que estudiar no se le hace raro que tenga que estudiar… o sea… sabe que tiene que dedicar tiempo a estudiar para… estudiar 🙂 Lo mismo que para el deportista .

Pero en la creatividad es otra cosa. Tenemos primero muchos prejuicios relacionados con ella. Que si la creatividad es libre, que si fluye, que si viene y va, que si… etc. 

Estudiar los procesos artísticos son complicados por varios motivos y no me quiero meter aquí. Lo que si esta claro es que para ser creativo “hay que activar, incentivar, potenciar cierto tipos de “acciones, hábitos, actitudes, destrezas” para que se pueda dar ese “Ser Creativo”. 

En este curso hemos abierto la mirada, la forma en que recibimos la información a afuera. De ahí el trabajo con la espontaneidad. Nuestra forma de mirar esta condicionada por el motor, las palabras y el “motor intelectual” que las recibe y es genial. Pero quizás para crear música y canciones se deban activar otras formar de interpretar el mundo. (al menos desde este modelo, claro esta). 

De igual manera hemos incidido en la importancia de placer del canto y la creatividad. A veces nos olvidamos de eso. Del placer el disfrute del vínculo que aunque no tenga que ser el único tema central prevalente sí que es necesario plantearlo como un llama que no debe apagarse. (como en la parejas, cuando olvidamos la diversión, el respeto, el placer de hacer cosas juntos, etc).

Abrir una puerta de entrada que esté en contacto con la espontaneidad es dar paso a lo novedoso, a lo original y lo auténtico en tanto que es información únicamente recibido por nosotros y esta mediada por nuestra biografía.

Por eso abrimos también el trabajo con la canción metáfora y el Yeito. Las dos buscaban salir de los normativo y llegar a lo particular en tanto nuestra forma de cantar, de expresarnos y de componer letras.

El segundo módulo ponía énfasis en la intención orgánica. En que una canción es un vínculo. Como cuando conversas con alguien. Una canción es una conversación con uno mismo. No es un análisis teórico ni una cirugía emocional.

Cantar es hablar con el alma. Con los personajes que allí habitan. Para ello precisamos permeabilidad y escucho (variables aportadas por la espontaneidad).

Igualmente en las “palabras rebote a posteriori” vimos como la entrega personal, la vulnerabilidad es la vía desde la cual poder “crear canciones que me conecten”.

La diferencia entre hablar de la “cosas” y “hablar de los que me pasa” es abisal. Esta segundo además invita a crear historias que interesan al otro y por otra parte nos invitan a NO perdernos cuando hagamos letras. (Sí, a veces nos perdemos porque las letras dejan de tener un referente real y son puro brillo).

Por eso en este punto cada uno tendría que tener ciertas preguntas y acciones que os estén acercando a esa convivencia con el Ser creativo.

No digo que sea fácil y esta curso en realidad es una formación de 2 años que desarrollo de forma presencial.

Lo que si que puede resultar interesante es darnos cuenta de todo lo que nos impide ser creativos. Es “Antesala” lo condiciona todo. Como también lo condiciona lo estructural, lo familiar, los afectivo, lo grupal… etc.

En este punto tendrías que:

  • Tener muchas cosas escritas en tu libreta.
  • Tener integrado diariamente los juegos de palabras rebote.
  • Estar tarareando emociones y melodías.

Y de forma aún opcional:

  • Estar creando letras, poemas, canciones…
  • Estar reflexionando sobre algunos hábitos personales y estar en la iniciativa de cambiarlos o revisarlos.
  • Tener una relación con el exterior más creativa y quizás menos contacto con los ruidos externos.